Desde CETM La Rioja y en nombre de nuestra empresa asociada, Grupo Logístico Arnedo, S.L., quien ya ha conseguido que el Tribunal Supremo y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid hayan fallado a su favor en el enrevesado asunto de la restricción al tráfico pesado de la N232 a su paso por La Rioja, lamentamos haber sido informados a través de la prensa de que el Gobierno de La Rioja defenderá sus intereses ante el recurso interpuesto por nuestra empresa asociada frente al convenio que regula las bases de la puesta en marcha del citado desvío, aprobado mediante Real Decreto el pasado mes de enero.
Grupo Logístico Arnedo, S.L. siempre se ha mantenido en una posición abierta al diálogo con las administraciones, a fin de tratar de solucionar lo numerosos problemas que este desvío obligatorio está conllevando sin necesidad de acudir a los tribunales. Como se ha defendido desde la puesta en marcha de este desvío, la empresa transportista riojana reclama que los camiones afectados por esta medida puedan abandonar la AP68 en la salida más cercana a su destino en el sentido de la marcha, algo que ya es posible en otros desvíos de similar naturaleza, para evitar el consabido aumento que realizan los camiones, algo que solo conlleva un incremento en los costes de explotación de las empresas de transporte. Nunca esta empresa se ha mostrado contraria a las bonificaciones que los transportistas reciben, pese que desde diferentes estamentos se ha intentado trasladar este mensaje.
Entendemos también que este nuevo convenio no viene a solucionar los defectos de los que, según el Tribunal Supremo adolecía el anterior; tales como la ausencia de soluciones a la congestión del tráfico en la N232, dada la falta de proyectos a corto y medio plazo para el desdoblamiento de esta vía; la carencia de estudios que justifiquen que los vehículos pesados son los causantes de la siniestralidad de la vía; el fondo discriminatorio de la medida, afectando únicamente a un determinado tipo de vehículos, los de 4 o más ejes; o la falta de legitimación del ejecutivo regional para bonificar económicamente a transportistas ajenos a la comunidad autónoma de La Rioja.
Soluciona tan solo el aspecto de la temporalidad, pues el Gobierno de La Rioja firmó un nuevo convenio de tres años de duración, a sabiendas que será renovado cuantas veces sea necesario.
Ponemos en duda que puedan aportar estudios que certifiquen el descenso de la siniestralidad, pues con el desvío vigente, durante 2019 fallecieron 8 personas en esta vía, a la que se sumaron dos nuevos puntos negros en su trazado.
De la misma forma, mostramos nuestro escepticismo a que este nuevo convenio facilite la conectividad de las infraestructuras viarias que existen en el territorio riojano, pues no nos cansamos de repetir que La Rioja es la única comunidad que no está atravesada por una vía de alta capacidad gratuita y sus conexiones, tanto terrestres como aéreas, se encuentran a la cola del desarrollo de las redes viarias nacionales.
Por todo ello, no podemos más que entender que esta posición que toma el Gobierno de La Rioja ahora responde a una pataleta de quien hasta tres veces ha visto cómo sus pretensiones eran tumbadas por la Justicia. Acudir una cuarta vez a los tribunales solo puede responder al absoluto desprecio que las administraciones implicadas en este desvío muestran una y otra vez, al empecinarse en mantener en vigor una medida que no se ajusta a derecho.
Grupo Arnedo y CETM La Rioja mantendrán su postura contraria a este desvío pese a que siempre estarán dispuestos a negociar una flexibilización a este desvío que se ajuste a derecho y que evite poner en semejante desventaja a las empresas de transporte que operan en nuestra región en comparación con el resto del territorio nacional.
Finalmente, reiteramos que no somos contrarios a las bonificaciones que reciben los transportistas y sí a la rigidez de esta medida injusta. Es por ello por lo que defenderemos nuestros derechos ante la justicia.