Las denuncias por exceso de horas de conducción han sido las más numerosas tras la campaña de vigilancia de camiones, buses y furgonetas que la DGT ha realizado entre el 18 y 24 de febrero y durante la que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han controlado 72.062 vehículos, de los cuales 8.818 conductores fueron denunciados por no cumplir algunos de los preceptos de la normativa.

En concreto los agentes de tráfico han tramitado 1.889 denuncias por infracciones relativas a los tiempos de conducción (1.859 a camiones y 30 a buses) y 396 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo (367 camiones y 29 autobuses). “Un exceso en el tiempo de conducción puede generar fatiga y distracciones, aumentando el riesgo de sufrir o provocar un accidente”, recuerdan desde el organismo público.

Además, a lo largo de la citada semana 89 conductores (16 camiones y 73 furgonetas) dieron positivo a alcohol y 40 positivo a drogas (32 conductores de furgonetas y ocho de camiones). En lo que respecta al cinturón de seguridad, otro de los pilares básicos de la seguridad vial, 126 usuarios de camiones, 12 de autobús y 517 de furgonetas han sido denunciados por no hacer uso de dicho dispositivo de seguridad. En el caso de la velocidad, 1.044 conductores de estos tipos de vehículos circulaban a velocidades superiores a la permitida. De los 1.044, 957 eran conductores de furgonetas.

Las denuncias impuestas por exceso de peso y mala disposición de la carga ascendieron a 833, de los cuales 318 fueron en furgonetas y el resto a camiones. Sobre la documentación relativa al vehículo y al conductor los agentes comprobaron que 608 conductores (334 camiones, 14 autobuses y 260 furgonetas) presentaban irregularidades administrativas.

www.todotransporte.com