El sector del transporte por carretera europeo paga, con los 24.000 millones de euros que abona en impuestos cada año, el 130% de la infraestructura que utiliza y sus costes externos, según revela un informe elaborado por la agencia de investigación medioambiental CE Delft y publicado por la Unión Internacional del Transporte por Carretera (IRU).

Para los representantes del sector, el aumento de la presión fiscal sobre los operadores de transporte de mercancías por carretera “constituye un atentado contra el bienestar económico de Europa”, ya que reduce las posibilidades de inversión de los transportistas para lograr un futuro sostenible.

A las puertas del debate del ‘Paquete Comunitario de la Carretera’ que la Comisión Europea presentará próximamente, desde la asociación señalan que la nueva normativa no debe dar lugar a un aumento de la carga fiscal a los transportistas europeos.

“Los ingresos procedentes de la tarificación de las carreteras deberían repercutir nuevamente en el transporte por carretera, a través de incentivos y beneficios, para ayudar al sector a descarbonizarse aún más, así como para financiar infraestructuras y proyectos de transporte por carretera relacionados con el rendimiento medioambiental”, indican desde la IRU.

En este contexto, los transportistas instan encarecidamente a la Comisión Europea a emprender un estudio completo de investigación que proporcione un análisis neutro y transversal de cuánto se paga por cada modo y por qué.

www.cadenadesuministro.es