La reforma del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres ha introducido importantes novedades que afectan a diferentes aspectos de la profesión. Sin embargo, en lo que se refiere al régimen de autorizaciones, la regulación resulta “algo inconcreta“, tal y como denuncian desde Fenadismer.

En concreto, se refieren a determinados puntos de la normativa, como lo relativo a la ampliación de flota, la vinculación del gestor a la empresa transportista o la pérdida del requisito de honorabilidad, lo que ha ocasionado “interpretaciones divergentes” en las Comunidades Autónomas.

La situación ha llevado al Ministerio de Fomento a reunirse con representantes de las diferentes regiones y con las asociaciones del Comité Nacional de Transporte por Carretera para realizar las aclaraciones oportunas.

En lo que se refiere al aumento de la flota, no se permitirá la incorporación en bloque de vehículos, sino que cada uno de los nuevos deberá estar por debajo de la antigüedad media de la flota que se poseía.

Además, la empresa que en el momento de la entrada en vigor del nuevo ROTT tuviera tanto autorizaciones en vigor como autorizaciones suspendidas, perderá automáticamente éstas últimas. Sin embargo, si no tuviera ninguna en vigor, podrá rehabilitarlas en el plazo concedido en su día.

Respecto a la pérdida del requisito de honorabilidad, se aplicará la regulación para infracciones prevista, que en este caso conlleva la suspensión de la autorización de transporte durante un año. Si coincide con el plazo de visado, el transportista no podrá visar las autorizaciones ni posteriormente rehabilitarlas.

Vinculación laboral del gestor de transporte

Por otra parte, en cuanto a la vinculación laboral del gestor de transporte con la empresa, se contemplan diversos supuestos. En el caso de sociedades, desde la entrada en vigor del ROTT debe estar contratado a jornada completa en la categoría de jefe de taller o jefe administrativo.

Si pese a ostentar más del 15% del capital social, debe estar dado de alta en el Régimen General de la Seguridad Social, también tendrá que estar contratado a jornada completa y en dicha categoría. En cambio, en el caso de transportistas autónomos que tuvieran contratado a un gestor antes de estos cambios, podrán seguir manteniéndolo en la misma jornada que tuviera.

Asimismo, se recuerda que un gestor de transporte puede capacitar como máximo a una empresa, pero en el caso de grupos de empresas cuyo capital pertenezca en más de un 50% a un titular, un mismo gestor podrá capacitar a todas, siempre que esté vinculado laboralmente a una.

www.cadenadesuministro.es