El Ministerio de Fomento ha presentado este miércoles 30 de noviembre a las asociaciones nacionales de transportistas el Plan Nacional de Inspección para el sector del transporte por carretera para el año 2017.

La Administración considera que la actual situación del sector del transporte, como consecuencia del descenso de la actividad económica originada por la crisis, ha generado una mayor economía sumergida y competencia desleal, que hacen necesario reforzar las medidas de control y erradicar dichas conductas anómalas.

Así, uno de los objetivos prioritarios de la inspección será el control del dumping social, como consecuencia del proceso de deslocalización de las grandes empresas de transporte hacia los países principalmente del Este de Europa.

Aunque dicha actuación inspectora ya se ha venido desarrollando en este año 2016, la misma se intensificará en 2017, controlando tanto en carretera como a las empresas cargadoras.

Actuaciones incluidas en el Plan

Según han detallado desde Fomento, se llevará a cabo un control sobre la realización de servicios de transporte público y sobre las ofertas de intermediarios de servicios de transporte en diferentes medios, en ambos casos sin estar amparados en la correspondiente autorización.

Además, seguirá controlándose la utilización inadecuada de los tractores agrícolas para la realización de transporte público de forma irregular.

También se llevará a cabo el control anual de los tiempos de conducción y descanso sobre la flota de 417.542 vehículos de transporte que en la actualidad están obligados a llevar tacógrafo. En este sentido, las autoridades deberán revisar al menos 2.818.409 jornadas de trabajo de los conductores profesionales, la mitad de ellas en carretera y la otra mitad en la sede de las empresas.

Por otro lado, la Administración controlará especialmente el posible uso fraudulento que se está llevando a cabo en la utilización del certificado de actividades por parte de algunas empresas transportistas.

Tacógrafo, exceso de peso y cursos CAP

Según informan desde Fenadismer, Fomento también intensificará los controles de las posibles manipulaciones en el tacógrafo o del limitador de velocidad en carretera. En el caso del tacógrafo, se hará un mayor control en zonas como polígonos industriales y áreas metropolitanas de alto desarrollo industrial.

Conforme a la última reforma de la Ley de Seguridad Vial, dichas conductas infractoras no sólo son imputadas a la empresa transportistas sino también al conductor que va a bordo del vehículo, sancionándose con multa de hasta 500 euros.

Además, con objeto de aumentar la eficacia inspectora de los posibles excesos de peso, se llevarán a cabo dos controles de larga duración. Se intensificará el control del transporte realizado por vehículos de menos de 3,5 tn procedentes de terceros países, al detectarse un aumento considerable de irregularidades en este tipo de vehículos.

Por último, se aumentará la inspección de los cursos de formación CAP, sobre todo en los de formación continua ante las posibles irregularidades que se están dando.

www.cadenadesuministro.es