El subdirector general de Coordinación de Acciones frente al Cambio Climático, Eduardo González, ha reconocido públicamente que para alcanzar los niveles de emisiones de CO2 a los que España se ha comprometido a llegar en 2050 -y el hito intermedio en 2030– como firmante del Acuerdo de París será “imprescindible” que “la Administración ponga sobre la mesa incentivos -entendidos como cambios en la política fiscal– para empujar la transición hacia un transporte más limpio”.

El alto funcionario del Ministerio de Transición Ecológica ha subrayado que el Gobierno trabaja en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que verá la luz antes de final de año. Según ha anunciado González, este documento estará “alineado con el Acuerdo de París y el compromiso adquirido por España al firmarlo”.

Un compromiso, por cierto, sumamente ambicioso, pues los firmantes se comprometen a reducir para 2050 un 90% las emisiones de CO2 a la atmósfera. Si tenemos en cuenta que España emite en la actualidad 300 millones de toneladas de dióxido de carbono, la conclusión es bien sencilla: en poco más de tres décadas “tendremos que eliminar los combustibles fósiles y otras fuentes de emisión de gases de efecto invernadero para que nuestros bosques puedan absorber esos 30 millones de toneladas de CO2”.

El mencionado PNIEC que está siendo ultimado por la Administración y que próximamente será sometido a un procedimiento de información pública incluye “medidas disruptivas”, es decir, que van a hacer cambiar las cosas. Uno de esos cambios vendrá aparejado al incremento de la demanda del transporte ferroviario de mercancías, cuya cuota quiere ser incrementada por los responsables del Ministerio de Transición Ecológica desde el menos del 4% actual hasta el 7,5% en 2030.

Transporte pesado
Otra de las medidas incluidas en el PNIEC contempla que España cuente en apenas diez años con cinco millones de vehículos eléctricos, un objetivo “ambicioso”, pero que “tenemos que ir empujando”, asegura Eduardo González. Al igual que hay que hacerlo con la meta de que en 2030 las emisiones de CO2 vinculadas al transporte pesado se vean reducidas en un 30%, un campo en el que, según González, “también hay incentivos que seguramente tendremos que intensificar”.

El subdirector general de Coordinación de Acciones frente al Cambio Climático ha hecho estas declaraciones en el transcurso de la III Jornada de Logística Sostenible, organizada por Aecoc en Madrid. El encuentro ha servido además para entregar los premios Lean&Green, la iniciativa europea que reúne a empresas comprometidas con reducir un 20% las emisiones de CO2 de sus operaciones logísticas en un plazo máximo de cinco años.

Por eso, González ha tenido unas palabras de aliento para las compañías comprometidas con este objetivo. Tal y como ha explicado, “la huella de carbono es la forma que tienen las empresas de medir su compromiso en este objetivo global”, ha asegurado González para después recordar que el Ministerio de Transición Ecológica tiene “un plan que apoya las iniciativas de descarbonización del transporte, que son los proyectos Clima”.

Lean&Green
Uno de esos reconocimientos Lean&Green ha ido a parar a Alimerka, una cadena de supermercados con especial implantación en la zona Norte de España que ha llevado a cabo toda una batería de acciones para reducir el impacto que su actividad tiene en el medio ambiente y como premio ha recibido su primera estrella Lean&Green, un distintivo que acredita que la compañía ya ha alcanzado la reducción del 20% en sus emisiones. Hoy, la compañía asturiana tiene 26 furgonetas eléctricas Renault Kangoo Z.E. y hasta 69 camiones de distribución Scania que funcionan con gas natural licuado (GNL).

Sostenibilidad: piedra angular del transporte
Precisamente, el responsable de sostenibilidad de Scania, Manuel Arias, ha expuesto durante su participación en el evento el plan que la compañía ha implantado en Alimerka para reducir el impacto ambiental de los vehículos de la cadena de supermercados. Se trata de un plan con tres patas: utilización de combustibles alternativos -con una apuesta por el gas natural como opción prioritaria-, eficiencia energética -con programas de formación para los conductores- y transporte inteligente -con sistemas como la conducción autónoma-.

Tras mostrar su satisfacción por la implantación de ese plan en el seno de Alimerka, Arias ha hecho hincapié en que “la sostenibilidad será la piedra angular de las empresas de transporte en los próximos años, a nivel ambiental y económico. Las marcas que no tengan una estrategia fundamentada en esto no tendrán inversores, ni trabajadores, ni clientes, y quedarán por tanto fuera del mercado”, ha asegurado Arias.

Galardonados
Un total de 11 empresas han sido reconocidas en esta edición de los premios Lean&Green, tras haber presentado en este 2019 sus planes de acción para cumplir con los objetivos del programa. Las entidades que han recibido el galardón han sido Baleària, BERGÉ GFCO, Café Fortaleza, Campofrio Food Group SAU, Conway, Correos, Eurofred, Euro Pool System España, Iveco España, IPP Pooling Iberia y Volkswagen Group España Distribución.

“Las empresas que se adhieren a Lean&Green no solo hacen propio el ambicioso objetivo de reducir sus emisiones de CO2, sino que se comprometen a compartir las buenas prácticas y a colaborar con otras compañías para lograr que todos los eslabones que conforman la cadena de suministro consigan también dicho objetivo”, ha explicado durante la jornada organizada por Aecoc la presidenta de la comisión Lean&Green España y directora de RSC de Lidl, Michaela Reischl.

 

www.todotransporte.com