Tráfico ha multado a más de 1.000 transportistas por circular por la N-232 en suelo riojano y no por la AP-68. Estas son las cifras que ofrecieron este jueves desde la Delegación del Gobierno en La Rioja, y que se refieren al total de denuncias puestas por agentes de Tráfico de la Guardia Civil desde que entró en vigor la normativa por la que los transportes pesados de cuatro o más ejes tienen que desviarse obligatoriamente a la autopista AP-68 entre Tudela (Navarra) y Zambrana (Álava), y no pasar por la N-232 por suelo riojano, para reducir la siniestralidad. Es lo que responde a ‘restricciones a la circulación para la mejora de la seguridad vial en la circulación en tramos con elevada siniestralidad’. En concreto, el número de denuncias son las que se han puesto desde el 2 de diciembre de 2017 hasta este mismo miércoles (27 de junio). Y en realidad, 995 se han puesto en la N-232 y 53 en la N-124, vía que también se debe evitar entre Gimileo y Haro, para no circular por la ciudad. Y en principio estas multas supondrían una recaudación de más de 200.000 euros.

En realidad no parece ser un número tan elevado de multas, teniendo en cuenta que cada día se están desviando a la autopista desde la nacional 1.800 transportes pesados, a tenor de las primeras cifras que se ofrecieron en los primeros meses de ‘desvío obligatorio’.
Los transportistas de Confederación Española de Transportes de Mercancías CETM La Rioja aseguran que ellos ya suman 140.000 euros en multas, y que por tanto les han puesto más de 700.

El secretario general de dicha patronal, Javier Cámara, explica que la mayor parte de ellas no es por entrar por capricho en la nacional ‘sino que son denuncias que les han puesto a los transportistas cuando entraban a sus bases para repostar, para arreglos mecánicos, o a sus casas para descansar, o a la vuelta de estos trayectos para incorporarse a las autopistas’.

La mayor parte riojanos
De las 700 sanciones al menos de los socios de CETM, 400 son des transportistas riojanos, y 300 de conductores de fuera de La Rioja que también pertenecen a esta patronal.

Hace un par de meses que desde esta Confederación no solo de La Rioja sino del corredor norte, (Navarra, País Vasco y Cantabria) denunciaban que con el desvío a la AP-68 hacen hasta un 60% más de recorrido, porque tienen que hacer rodeos de hasta 30 kilómetros para coger el peaje y evitar unos kilómetros de nacional. Pusieron en conocimiento del Gobierno riojano y del estatal lo que para ellos es una competencia desleal con respecto a otros transportistas de otros territorios. De momento no tienen contestación. Lo que reiteran y solicitan es que les dejen circular por la nacional para trayectos de repostaje o descanso y carga sin tener que dar rodeos por la autopista.

Aumento del coste en un 30%
La efectividad de la medida de reducir la siniestralidad en la N-232 de momento es evidente. Sin embargo, hay sectores que han visto perjudicados sus negocios. Los transportistas calculan que con esta medida del desvío obligatorio sus costes se han aumentado en un 30%. Desde CETM, su secretario general, Javier Cámara, indica que ahora que ha cambiado el Gobierno estatal, desde su asociación están esperando a los nuevos nombramientos en el Ministerio de Fomento para volver a solicitar una reunión, ‘para poder llegar a una solución’. ‘Los transportistas de La Rioja somos los más perjudicados, y con nosotros, las propias empresas riojanas’, consideran.

www.noticiasdelarioja.com