El Comité Nacional de Transporte tiene previsto consensuar, durante su reunión del próximo 6 de noviembre, una propuesta para las empresas cargadoras respecto a las 44 toneladas.

El órgano consultivo del Ministerio de Fomento ya ha avanzado en el documento que podría presentar a los cargadores en los próximos meses, durante la reunión de octubre, pese a que algunas de las asociaciones que forman parte del Comité expresaron públicamente su oposición a la introducción de los vehículos de 44 toneladas en las carreteras españolas.

En su postura, estas asociaciones esgrimen razones de seguridad vial, así como el perjuicio comercial que supondría para las empresas más pequeñas y autónomos del transporte por carretera llevar más carga por el mismo precio.

En concreto, Fetransa se ha mostrado contraria a la introducción de las 44 toneladas porque es una medida que perjudica al sector y, además, se niega a que se justifique su “aprobación basándose en contrapartidas que ya deberían estar aplicándose”, en lo que es una clara referencia a la posibilidad de dar el visto bueno a esta modificación en los pesos y dimensiones de los vehículos industriales a cambio del compromiso de los cargadores de reducir los plazos de pago en los servicios de transporte a 30 días.

Así las cosas, no parece claro que se llegue a un acuerdo definitivo. El sector del transporte de mercancías por carretera se encuentra entre la necesidad de seguir manteniendo su competitividad en un marco en el que los países europeos están ampliando paulatinamente la capacidad de carga de los vehículos industriales y su propia rentabilidad empresarial, en un escenario de atomización y escaso poder negociador.

www.cadenadesuministro.es