La convocatoria de paro sectorial para los días 20, 22 y 22 de diciembre está sirviendo para que los diferentes colectivos que forman parte del complejo y diverso mundo del transporte de mercancías por carretera tomen posiciones frente a la movilización.

Mientras diferentes asociaciones sectoriales han ido secundando desde el pasado miércoles la iniciativa del Comité Nacional (organismo en el que están integradas asociaciones que cuentan entren sus asociados con grandes, medianas y pequeñas de empresas de transporte, así como con miles de transportistas autónomos), las redes sociales han comenzado a inundarse de comentarios en los que muchos conductores asalariados rechazan la iniciativa al entender que se trata de defender en exclusiva los intereses de los empresarios.

En la misma línea han comenzado a situarse los sindicatos CCOO y UGT, y la patronal CETM, mayoritaria en el sector, no ha tardado en responder. «Dónde han estado durante todo este tiempo en el que el resto no hemos dejado de trabajar para dignificar la profesión», se pregunta esta organización empresarial sobre el papel de los sindicatos.

La patronal que preside Ovidio de la Roza se esfuerza en recordar que lleva muchos años defendiendo a las empresas de transporte de mercancías por carretera y a sus trabajadores, valorando siempre su profesionalidad y, más recientemente, su infinito esfuerzo y compromiso durante la pandemia, «cuando nuestros conductores trabajaron en condiciones extremadamente duras para que no nos faltara de nada».

En su defensa de su papel de defensor tanto de empresas como de trabajadores, en CETM no dudan en denunciar que mientras ellos buscaban soluciones «prácticamente no se ha escuchado a los sindicatos».

 

«En lugar de apoyar al sector del transporte en una convocatoria que busca el beneficio tanto de las empresas como de sus trabajadores, puesto que todas las propuestas que se plantean ayudarían a mejorar las condiciones de los conductores profesionales, tales como la prohibición de la carga y la descarga, la creación de más áreas de descanso seguras, la mejora del trato de los cargadores y la aplicación obligatoria de una cláusula de revisión del precio del gasóleo que ayudarían a mejorar las tarifas y los salarios, se posicionan en contra», critican desde CETM, para reclamar a los sindicatos que «reconsideren su postura y al menos no dificulten el camino».

 

www.rutadeltransporte.com