La Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha publicado un informe sobre la valoración de la logística de vehículos por carretera. En él se incluyen datos del volumen de negocio que genera este transporte, que en 2015 movió más de dos millones de coches, lo que supuso un crecimiento del 27,6%.

El transporte de vehículos por carretera vuelve a ser uno de los principales motores de la distribución de vehículos en España. En 2015 se transportaron más de dos millones de unidades (en concreto, 2.197.100), lo que supuso un 27,6% más que el año anterior. Se utilizaron casi 300.000 camiones en un año para transportar vehículos a otros destinos, representando un incremento del 25,9% con respecto al año 2014.

El informe de Anfac recoge que se han movido 1.260.200 vehículos, lo que supuso un crecimiento del 35,5%. En el caso del transporte internacional de vehículos, también alcanzó tasas positivas, con un 18,5% más que el año anterior y un total de 936.000 vehículos transportados.

Causas

Este incremento se debe a la buena evolución de la producción de vehículos y al volumen de exportaciones, ya que el 83% de los vehículos que España fabrica se destina a otros países. También ha contribuido de manera directa la mejora del mercado interno, ya que, en el año 2015, se matriculó más de un millón de vehículos.

La valoración para el transporte de vehículos por carretera muestra un ligero descenso con respecto al ejercicio anterior, tanto para el transporte nacional como internacional. El resultado del indicador, por debajo del cuatro, pone de manifiesto que hay margen de mejora en algunos aspectos de este modo de transporte.

Uno de los puntos de mayor preocupación para el sector del transporte es la necesidad de aumentar la oferta de servicio para el transporte de vehículos. El fuerte ajuste de las flotas de camiones portavehículos que se produjo durante los años de la crisis económica sitúa al sector con dificultades para frente a la demanda del sector. Uno de los aspectos relevantes señalados por los fabricantes es la dificultad de los transportistas en la adaptación del aumento de volumen.

Aunque se señala que se están produciendo aumentos de flotas en algunos transportistas, los efectos no son inmediatos y la tendencia en 2016 y los próximos años es al alza, tanto para el mercado interior como el de exportación. En esta misma línea se señala la necesidad de mejorar el mantenimiento de la flota y de continuar con su renovación, ya que puede condicionar las incidencias de los vehículos.

Cabe destacar el nivel de profesionalidad de este colectivo, que permite obtener buenos resultados con relación al compromiso e involucración de los transportistas: flexibilidad, diversificación de las rutas y su frecuencia.

www.transporteprofesional.es