Auque desde la CETM se valora positivamente tanto el carácter voluntario del Plan de Desvío voluntario a las autopistas de peaje– en contra de lo planteado por el Gobierno en primera instancia- como los ahorros de costes que genera a las empresas de transporte que lo utilicen, queremos dejar claro que dicho plan no cumple con las expectativas ni los planteamientos defendidos por nuestra organización durante el tiempo que ha durado la negociación.

En primer lugar, no nos parece de recibo la reducción de 16 tramos de autopistas y 1.360 kilómetros a los, tan solo, seis tramos y 318 kilómetros, que el Gobierno ha aprobado finalmente de manera unilateral.

Igualmente, los descuentos establecidos son inferiores en cuatro de los seis tramos al 50% acordado con el sector del transporte, y además no se acumularán a otros descuentos que puedan tener los transportistas por el uso frecuente de las autopistas de peaje tal y como se había pactado en primera instancia.

Consecuentemente, es previsible que la efectividad de este Plan no sea la deseada por el sector del transporte de mercancías por carretera.